Search
Generic filters
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt

¿Cómo gestionar de forma eficiente la nube?

Cuando hablamos de cloud, necesitamos hablar también de gestión. Contar con el apoyo de un experto y la tecnología adecuada para administrar los recursos de la nube, que permitan abordar este tema en forma integral: gobernanza, seguridad y respaldo, teniendo una mirada completa de la “salud de la nube”, es esencial para conseguir los verdaderos beneficios por los que cloud se ha hecho tan popular en el mundo empresarial. 

Según las proyecciones de IDC, para 2023 se estima que cloud en Latinoamérica crecerá un 30,4%, mientras que, para Chile, se prevé que esta cifra sea cercana al promedio de la región, con una tasa de crecimiento de alrededor del 29,7% para servicios de nube empresarial. 

Cloud llegó para quedarse, más aún en el contexto de pandemia… Hoy vemos que crece y lo seguirá haciendo, pero ¿cómo podemos gestionarla eficientemente?

Lo primero, es definir que es la gestión de la nube. Cuando hablamos de gestión cloud hacemos referencia al ejercicio del control sobre los recursos y servicios de la infraestructura de la nube, ya sea esta pública, privada, híbrida o multi. Para las organizaciones, se trata de una tarea altamente relevante, por lo cual poder canalizarla de manera adecuada es esencial. “Una estrategia de gestión cloud bien diseñada puede ayudar a los profesionales de TI a controlar sus entornos informáticos dinámicos y escalables”, explica Fernando Carrillo, Líder Cloud de Anida Latam.

Al gestionar la nube, las empresas enfrentan múltiples retos que deben superar para que la cloud reporte los beneficios esperados. Algunos de los principales, a juicio del especialista, son:

  • Falta de visibilidad de los recursos.
  • Diversas amenazas que aparecen día a día.
  • Incapacidad para hacer cumplir políticas coherentes.
  • Configuraciones incorrectas.
  • Procesos de seguridad lentos.

Una gestión adecuada

Gestionar adecuadamente la nube puede ayudar a las organizaciones a alcanzar objetivos claves en su día a día, que facilitarán sus operaciones cloud y que, en efecto, son parte de los beneficios que migrar a este tipo de entornos promete.

Por ejemplo, uno de estos es el autoservicio, es decir, la flexibilidad que se logra cuando los profesionales de TI acceden a los recursos de la nube, crean otros nuevos, monitorean su uso y costo, y ajustan las asignaciones que se hacen de estos.

Además, agrega, “también es posible lograr la automatización del flujo de trabajo, que permite a los equipos de operaciones administrar instancias en la nube sin intervención humana”. “Un tercer objetivo es el análisis de la nube, que ayuda a rastrear las cargas de trabajo y las experiencias de los usuarios”, explica.

Sin duda, hay distintas razones también por las cuales una adecuada gestión de la nube aporta a la eficiencia de las organizaciones. Así lo detalla el especialista de Anida Latam, quien enumera algunas de estas: 

  • Se facilita el trabajo distribuido, ya que permite a los equipos trabajar en cualquier lugar con conexión a Internet, facilitando una mayor colaboración y fluidez, independiente que estén en casa, en una oficina o en movimiento. Es decir, se garantiza que los equipos puedan seguir trabajando juntos independientemente de su ubicación.
  • Se genera una integración de los sistemas en un entorno cloud, permitiendo una visión 360º ágil y rápida, ya que todos los sistemas son compatibles y están integrados entre sí, al compartir tecnología común.
  • Los sistemas en la nube correctamente implementados suponen un enorme potencial de ahorro de costos y un aumento de la productividad de los equipos.

Pues bien, todo eso se logra, pero para conseguirlo, tal como mencionamos, es fundamental contar con una adecuada gestión de la nube. De otra manera, las organizaciones pueden enfrentar varios problemas, que no son menores, como falta de control de los costos, que pueden exceder sustantivamente las expectativas originales; poca capacidad de autoaprovisionamiento y por tanto mayor dependencia a la hora de ampliar recursos; ambientes no sincronizados con las políticas de seguridad; falta de visibilidad del rendimiento, etc. 

Para eso se requieren “manos expertas”. “Y es que para las empresas resulta transparente confiar esta tarea en un tercero con el conocimiento necesario para sacar el mayor partido al potencial de la nube, permitiendo a la organización beneficiarse de las ventajas de esta”, explica el profesional.

Agrega que entre las ventajas de apoyar la gestión de la nube en un experto podemos encontrar:

  • Un servicio alineado a las mejores prácticas; las empresas dedicadas al soporte de cloud están especializadas en estos servicios.
  • Acceso a infraestructura de primer nivel; los proveedores de servicios especializados, normalmente, tienen un alcance más amplio ya establecido del que es posible obtener varias ventajas.
  • Cobertura extendida con un servicio 24×7 de soporte.
  • Al tener un servicio subcontratado, las métricas, SLAs, KPIs, etc., son responsabilidad del proveedor.

“Hay proveedores que pueden abordar la gestión de la nube de forma integral, lo que significa mucho más que solo dar continuidad operativa de soporte y administración de recursos, requiere aplicar gobernanza, seguridad y respaldo (Cloud Governance, Cloud Security y Cloud Savings). Aquellas empresas son fundamentales, porque delegar en estas la gestión cloud para la organización significará tener el paquete completo de servicios que harán que su experiencia en la nube sea la mejor. Aquí es fundamental el concepto de “salud de la nube”, que apunta a ofrecer a los usuarios la capacidad de gobernar, visualizar, optimizar y automatizar esta en forma integral”, enfatiza el especialista de Anida Latam. 

“Aplicando desde el inicio esta perspectiva centrada en la ‘salud de la nube’ que considere un informe de gestión que permita conocer cuál es ese estado, interactuando con el usuario y buscando que las mejoras sean una constante durante todo el servicio, es posible aplicar todos estos conceptos para hacer mejoras en la operación, independiente del tipo de nube, que es finalmente lo que requiere la empresa”, concluye el Líder Cloud. 

Compartir en

Facebook
LinkedIn
WhatsApp

Post Relacionados